¿Que compar?

Que comprar

Pensamos que para comer sano y cuidarnos necesitamos comprar en tiendas especializadas productos ecológicos de insuperable calidad, y alimentos extraños con super propiedades, y aunque esto es en cierta parte verdad, no todo el mundo tiene el conocimiento, el tiempo, y la capacidad económica suficiente para poder hacerlo. ¿Entoces quiere esto decir que el comer bien no esta al alcance de todos?

Hay varias maneras de enfocar una alimentación adecuada, y una de ella es establecer niveles de prioridad y exigencia para lo que se quiere conseguir. Si se busca simplemente comer bien no es necesario recurrir a alimentos especiales, difíciles de encontrar, caros y de sabor extraño. Se trata de tener un mínimo de conocimiento de lo que es bueno, regular y malo para nuestro cuerpo y luego leer el etiquetado de lo que se va a comprar para saber si ese producto entra dentro de nuestras exigencias.

Hoy en día tenemos el mismo alimento o producto hecho por diferentes fabricantes, cada uno usará unos ingredientes básicos que son los que determinan el producto y luego añade otros ingredientes secundarios para caracterizarlo, conservarlo y diferenciarlo de los demás. Pues los ingredientes secundarios usados y la cantidad, determinarán que el alimento sea más o menos sano. Así que podemos encontrar dos productos aparentemente iguales, pero realmente producirán un efecto diferente en nuestro organismo. Ademas, que el producto sea mas o menos saludable no influiría en el precio, ya que la presencia de estos ingredientes no suelen tener costes adicionales. A veces el producto mas saludable es mas económico que el menos saludable.

Todo lo expuesto es muy importante de cara a los niños, ya que ellos comerán lo que nosotros compramos, no tienen  la posibilidad de ir a la tienda y elegir, así que lo que pongamos en nuestra despensa y frigorífico será lo que ellos coman. Si compramos erróneamente ellos comerán erróneamente.

La regla mas importante a seguir es «Entre todas las opciones que tengo para elegir un producto elijo el menos malo», esta regla es mas practica y flexible que ir siempre buscando el alimento mas saludable, y a la larga puede tener efectos muy positivos.

La segunda regla es «Rompamos las malas costumbres». Realmente comer sano no es cuestión de hacer un gran esfuerzo, se trata mas bien de romper las antiguas costumbres y hacer las cosas de forma diferente. Por ejemplo, el colorante que se usa para el arroz, tartrazina, es altamente nocivo, en algunos países esta prohibido y se sabe que es cancerígeno, ademas de otros efectos, (http://www.taringa.net/posts/salud-bienestar/15346601/Un-veneno-en-la-comida-de-tu-hijo-Tartrazina.html), pues existe una alternativa llamada cúrcuma, que aparte de no ser nociva, tiene propiedades muy buenas para la salud, y ademas aporta un matiz de sabor diferente a las comidas. La cúrcuma tiene un precio similar, la vende en casi todos los comercios, es usada desde hace siglos en otras culturas y es un ingrediente natural. Pues la pregunta es ¿Porque sigo usando tartrazina?, simplemente por costumbre. Con un poquito de interés se puede conseguir mucho

Lo primero que se debe evitar son los productos muy manipulados y hacer uso de materias primas naturales creando nosotros mismos dichos productos. Por ejemplo, no es lo mismo una tortilla de patatas hecha por nosotros que una comprada, igual ocurre para una pizza,una lasaña, etc. Estos alimentos cuando se hacen en una fabrica pasan por varios procesos, sufriendo perdida de calidad nutritiva, y se les añade productos químicos para su conservación, perjudiciales para la salud. Ademas, la competencia de precios hace que escaseen los ingredientes que realmente son nutritivos, y abunden los baratos y menos nutritivos (alguien ha visto el atún en las empanadillas congeladas de atún?). Cuando los hacemos nosotros, como son para su consumo inmediato no necesitan nada de lo anterior. Con lo que tenemos un producto mas sano, nutritivo y barato.