Método

¡Ninguna alimentacion es buena para todo el mundo ni para siempre!

Existen multitud de tipos de dietas, bajas en carbohidratos, bajas en grasas, bajas en calorías, altas en proteínas, y multitud de combinaciones. Todas estas dietas cumplen con su objetivo comercial, perder peso o ganar músculo, pero no tienen en cuenta la salud. Un cuerpo no tiene una forma física adecuada porque lleva una alimentación que produce un desequilibrio en el organismo. Y con estas dietas se consiguen los objetivos rápidamente, pero sin sacar al cuerpo del desequilibrio, pasando de un extremo a otro, es como si al tener frío te metieran a un horno y al tener calor a un congelador, es efectivo y rápido, pero no es saludable ni fácil de mantener en el tiempo.

Es cierto que compartimos gran cantidad de similitudes metabólicas con todos los demás humanos, pero nuestra bioquímica es única, al igual que cada uno tenemos una apariencia física diferente, se tiene un tipo metabólico diferente, y afectara a la forma en que responde a la dieta y el ejercicio. Esto hace necesario empezar con un plan base, para luego ver las repuestas individuales y reajustar y adaptar a los cambios originados.

Muchos personas basan sus dietas en contar calorías, gramos de proteína, hidratos y grasas, pero sin tener en cuenta los demás nutrientes esenciales, como vitaminas, minerales, enzimas, y demás sustancias que ayudan a equilibrar el organismo, que a veces se pueden considerar como verdaderos medicamentos; no en vano dijo Hipócrates, el padre de la medicina, «Que tu alimento sea tu medicina…». Tampoco menos importante para el rendimiento, es la combinación de alimentos, la forma de prepararlos, su procedencia, y las pautas horarias.

Por tanto no existen formulas mágicas ni alimentos mágicos. Se trata de devolver el equilibrio natural al cuerpo para que el mismo restaure su estado y recupere su bienestar exterior e interior, su salud y su energía.

El método utilizado es básicamente una búsqueda del equilibrio personalizado, algo que no es ni fácil ni rápido, pero cuando se consigue completamente, se obtienen unos resultados impresionantes, que rozan lo imposible.